Félix María Del Monte

Felix María del MonteFelix María del Monte es otro integrante importante del primer grupo de románticos dominicanos. Del Monte intervino activamente en las luchas independentistas y en la vida intelectual de la recién nacida República Dominicana. Eso coadyuvó a fortalecer el carácter patriótico de sus escritos. De su obra se destaca, además de las letras del primer himno nacional dominicano (1844), los dramas La vírgenes de Galindo y Duvergé o las víctimas del 11 de abril, El último abencerraje y El mendigo de la catedral de León. Su nombre también figura entre los pioneros de la corriente indianista nacional con Ozema o la joven indiana. La primera estampida romántica dominicana la completan Nicolás Ureña de Mendoza, iniciador del costumbrismo dominicano y Felix Mota, señalado por Joaquín Balaguer como “en primer dominicano que intentó aclimatar en la poesía de lengua española los ritmos de la métrica clásica”.